• Patio de Honor del Castillo
  • domingo, 25 Jul 2021 a las 21:00
Concierto gratuito hasta completar aforo.

DESCARGA DE PROGRAMAS DE MANO (pdf):

MÓVIL IMPRESIÓN

Programa

Farándula castiza
Cartelera instrumental de corrales y coliseos

Obertura
José de Nebra (1702 – 1768): Obertura de Iphigenia en Tracia – Allegro
Bernardo Álvarez Acero (1766 – 1821): Fandango


Primera Jornada
José Castel (1737 – 1807): Sinfonía no 3 – Allegro
Nicolás Conforto (1718 – 1793): Sinfonía de La Nitteti – Andante alla francese
Vicente Baset (1719 – 1764): Sinfonia a più stromenti [Bas-3] – Allegro assay / Adagio / Minuete


Segunda Jornada
Luigi Boccherini (1743 – 1805): Tempo di Minuetto (Op VI, Madrid 1771)
Juan Bautista Mele (ca.1701 – 1752): Sinfonía de Angelica e Medoro / Andante
Nicolás Conforto: Fandango
Vicente Baset: Apertura a più stromenti [Bas-7] – Allegro assay / Andante moderato / Presto


Tercera Jornada
Santiago de Murcia (1673 – 1739): Cumbees
Nicolás Conforto: Sinfonía de Siroe – Con ira / Andante alla francese / Allegro
Francisco Corselli (1705 – 1778): Obertura de La cautela en la amistad – Andante
José de Nebra: Obertura de Iphigenia en Tracia – Minué / Allegro


Fin
José Castel: Sinfonía no 3– Minuetto
Vicente Baset: Apertura a più stroment [Bas-5] – Allegro assay / Adagio / Allegro

 

INTÉRPRETES

Jorge Jiménez, violín
Daniel Pinteño, violín
Ruth Verona, chelo
Pablo Zapico, guitarra
Daniel Zapico, tiorba
Aarón Zapico, clave y dirección


 

Biografía

FORMA ANTIQVA

El conjunto instrumental y vocal Forma Antiqva es el proyecto artístico en común de los hermanos Aarón, Daniel y Pablo Zapico. Creado en Langreo, Asturias, hace más de dos décadas, está considerado como uno de los más importantes e influyentes de la música clásica en España. Con una formación variable que abarca del trío, con los mismos hermanos Zapico como solistas, a la orquesta barroca rodeados siempre por músicos de atractiva trayectoria, abordan de manera original y atrevida la práctica totalidad del repertorio de los siglos XVII y XVIII: desde la música ibérica de danza hasta las grandes obras corales de finales del Barroco, incluyendo el género operístico y la recuperación patrimonial de autores como Baset, Literes o Blas de Laserna.

Son invitados con regularidad a salas de la importancia del Teatro Real, Teatro de la Zarzuela y Auditorio Nacional de Madrid, Palau de la Música de Barcelona, Teatro de la Maestranza de Sevilla, Teatro Campoamor de Oviedo, Palacio de Festivales de Santander o Teatro Arriaga de Bilbao, entre muchos otros escenarios, donde presentan atrevidos programas siempre valorados por la cohesión y calidad de sus propuestas.

Han sido embajadores del patrimonio español en el Rudolfinum de Praga, de la obra de Bach en su festival de Eisenach o de la música de Händel en su festival de Halle; invitados frecuentes en los festivales europeos de mayor tradición y activos intérpretes y docentes en la mayoría de países de América latina. Las invitaciones para programar a Forma Antiqva llegan constantemente de sitios tan remotos como Nueva York, Canberra, Tokio, Singapur o Shanghai.

Siempre en la vanguardia, la actividad de Forma Antiqva está en permanente contacto con la actividad creativa que les rodea, afrontando estimulantes retos que eliminan las fronteras propias de la interpretación y la barrera respecto al público. Han inaugurado el Festival Jazzaldia de San Sebastián en la playa de La Concha, interpretado música en directo en la proyección de cine histórico y homenajeado a Martin Scorsese con música del seicento italiano para la Fundación Princesa de Asturias, entre muchas otras iniciativas.

Desde 2009 son artistas exclusivos de la discográfica alemana de culto Winter & Winter y sus registros están influenciados por el eclecticismo y apertura de miras del sello de Stefan Winter. De esta manera, el rigor más canónico de los trabajos dedicados a Steffani o Händel convive con los proyectos de Concerto Zapico y la búsqueda de un sonido propio, el estreno patrimonial de Vicente Baset, la música compuesta por Ernst Reijseger para ellos mismos o la mixtura con artistas como Uri Caine, Theo Bleckmann y Fumio Yasuda. Su cuidada y selecta discografía recibe el aplauso unánime de la crítica especializada y han sido nominados en varias ocasiones a los International Classical Music Awards.

La originalidad, valentía y calidad de sus propuestas, así como el carácter innovador presente en todos sus proyectos, recibe numerosos reconocimientos de prensa, radio y televisión, asociaciones de músicos y festivales o fundaciones culturales de todo el país.

En constante evolución y activos en numerosos frentes, entre los que destacan la docencia, la divulgación o el compromiso con la evolución del sector, los hermanos Zapico trabajan actualmente en la recuperación de la tonadillera La Caramba, el proyecto Lázaro con música del archivo de la Catedral de Oviedo o Farándula castiza, un viaje a los saraos instrumentales del Madrid de mediados del siglo XVIII que, recientemente, ha obtenido el reconocimiento y sello de calidad de la Asociación de Festivales de Música Clásica de España.


NOTAS AL PROGRAMA

A mediados del siglo XVIII, Madrid era villa y descanso de la Corte. La capital de un reino convulso, difícil de dominar y de extensión incómoda que pelea por equipararse a otras capitales europeas. Madrid es foco cultural. Hervidero de sainetes, tonadillas y oberturas. Los corrales y coliseos prenden la chispa de pasiones y afectos en un bullicio perenne. El escenario es la calle, ¡la vida misma¡ Madrid es trasiego e intercambio de tradiciones, modas y estilos. Es asombro y estupor. Madrid es un estado de ánimo.

En este contexto de exacerbada creatividad musical la permeabilidad a otros estilos y la influencia de maestros y músicos, italianos sobre todo, en nuestras orquestas se contrapone en barroca dicotomía a la querencia, difusión y aplauso general de nuestro repertorio. Del estilo propio. De lo castizo,vaya. Se adopta el lenguaje brillante y osado del violín, se adaptan las formas musicales al ritmo de la palabra, y la música en nuestro país alcanza un grado de excelencia, difusión y cuidado nunca visto. Influencia italiana y sabia convivencia son la alquimia de este triunfo.

¿Y cómo dotar de banda sonora a este ambiente, a estas calles angostas recién iluminadas? Robando  la  música del teatro. De la farándula. Apropiándonos de lo escuchado y vitoreado en corrales y salones, escenarios y plazas. Del Fandango mil veces carambeado a la Obertura dramática que anuncia un enredo bien resuelto. De la Sinfonía afrancesada y de doméstica costumbre a  unos Allegros transalpinos. Los grandes están presentes: Nebra, Conforto y Corselli. Pero también algún reciente descubrimiento, una sorpresa inesperada apellidada Baset, Castel o Mele. Un callejero de tres jornadas con su correspondiente Obertura y Final. Música huérfana de palabras pero amplia de emociones transparentes y afectos directos.

Los más de veinte años que contemplan a Forma Antiqva  han sido testigos de un incesante goteo de recuperación patrimonial. Poco a poco, el deber para con nuestra música ha calado hondo y los proyectos se van sucediendo de las más variadas formas. Tonadillas de Blas de Laserna, una ópera en estilo italiano de Literes, cantadas de Durón o, más recientemente, sinfonías de Baset son alguno de los ejemplos de este, ya importante, corpus de música probado en todos los escenarios imaginables y que ha supuesto una experiencia y conocimiento de inmenso valor de lo nuestro.

Aarón Zapico


Este concierto forma parte del Premio Sello FestClásica 2021